domingo, 19 de febrero de 2012

Limpieza del casco de Zaldi

      Hoy tocaba llevar a Zaldi a su nueva ubicación. Zaldi deja el puerto deportivo de Hondarribia para instalarse en los nuevos pantalanes que se construyeron junto al aeropuerto, de esa forma vamos a tener el barco más cerca de casa.

      Pero antes de dejar el puerto tenía pendiente una tarea, había que limpiar los bajos. El verano pasado se le aplicó el antifouling, la pintura contra las incrustaciones, asi que aun no toca darle una nueva capa de dicha pintura.  Pero limpiar el casco de vez en cuando es una buena idea, el barco tendrá una mejor vejez, navegará en mejores condiciones, y podremos alargar la vida de la capa de antifouling. Cierto es que limpiar el casco en invierno sin sacar el barco del agua no es asequible para todos, la temperatura del agua ronda los 13ºC, creo que ese dato es suficiente como para echar para atrás a más de uno.

      Pero en mi caso tengo un as en la manga, tengo un traje de buceo de los llamados “secos”, es decir no entra nada de agua en su interior. Asi que aprovechando la bonanza del tiempo del sábado me dirigí al puerto a limpiar el casco de Zaldi. Me embutí dentro del traje seco, me coloque las gafas de buceo y con ayuda de un estropajo grande comencé a frotar suavemente el casco de la embarcación. La capa adherida de verdín aun no era muy gruesa y comenzó a salir mucho más fácil de lo que yo pensaba, las manos fueron lo único que cataron la temperatura del agua y fue suficiente para darme cuenta de lo fría que está ahora. Limpié primero la banda de babor y luego me pasé a estribor. Me bastó con 20 minutos para restregar todo el casco por debajo, las apneas siguieron una tras otra hasta dejar el casco totalmente limpio, de nuevo el azul era el color de Zaldi en la obra viva. Cuando llegue el verano volveré a limpiarlo y al terminar el estiaje entonces procederé a darle otra mano de antifouling. En una embarcación de este tamaño es fácil acometer un trabajo así, basta con un estropajo y en unos minutos dejaremos el casco reluciente, el barco nos lo agradecerá.

4 comentarios:

Hooper dijo...

Sobre esto se dirán cienes de cosas, según cada cual.
Pero no estoy seguro de que sea una buena idea...
Para empezar, depende de la patente que lleve. Si es de matriz dura o de las blandas (autopulimentables).
Con el estropajo, no sólo te llevas los bichos y algas, sino que te llevas también la "sustancia".
Si es de las autopulimentables, bastante usadas en veleros, (se va soltando con el rozamiento del agua), puedes llegar a cargártela toda.
Si es "dura" pues te puedes llevar la superficie, más activa.
Aparte, una tragada de ese agua llena de lo que sea, tiene que ser todo menos bueno...
Es una opinión. Más... :-)
Un saludo, Zaldi...

Andua dijo...

Hola Jon, te aseguro que con lo que froté ( si se puede llamar frotar ) solo me lleve lo adherido, estaba realmente blando, incluso hubiera salido utilizando solo la mano. Era una capa de apenas 2 milímetros y se encontraba realmente blanda. Ya estaba en sobreaviso de no hacerlo frotando con fuerza, no soy un entendido en la materia pero algo me he informado y haciéndolo de vez en cuando antes de que la capa sea considerable merece la pena el trabajo. Es más, la próxima vez que lo haga pienso probar solo con la mano.
Por otro lado, te aseguro que que en mi boca no entró verdín, ja ja ja .
Bueno, el invierno está pasando y mis previsiones son que en marzo pueda salir por fin este año alguna mañana que este buena mar, ya veremos y te contaré como va Zaldi.
Un saludo.

Giroa dijo...

Fernando, a ver si pronto te vemos de nuevo cabalgando junto a Zaldi en la Mar.

Se nota y se siente que tienes muchas ganas.

Cuidate, nos vemos.

Andua dijo...

Aupa Gotzon, me alegra leerte de nuevo por aquí. Creo que aun no lo sabes pero el nombre de Zaldi no viene por caballo, es el diminutivo de Zaldibia, pueblo origen de la familia del anterior propietario de la embarcación.
Un saludo.