jueves, 1 de enero de 2015

Terminando el año.

             Con un cielo que recordaba más a una primavera en el Mediterráneo que al Cantábrico en un invierno recién comenzado, despedí ayer a este año 2014 con una fuerte helada sobre la cubierta del Siracusa
La cubierta helada.
P1040257
        Después de varias semanas de mal tiempo y mala mar por fin hay una tregua, dejo que el sol coja altura y abandono el pantalán a bordo del Siracusa a media mañana. He encontrado la cubierta con una buena capa de hielo, algunos aparejos, los carros de las escotas particularmente, están bloqueados por la helada. Una vez liberados salgo a la bahía de Txingudi aprovechando una ligerísima brisa terral del SW. Las predicciones hablan de un suave viento de entre 6 y 10 nudos del E para la mañana, ya veremos…
         El mar está como un plato y el terral sigue impulsándome mientras navego de aleta, primero amurado a estribor y luego a babor. A eso de las 12’30 h cesa la brisa del S, durante unos minutos me quedo parado, el resto de los veleros que veo cerca están igual que yo, normalmente estos parones de viento a media mañana suelen ser la antesala de un cambio de dirección del viento. No me equivoco, en apenas 10 minutos un helador y anunciado viento del E comienza a soplar con algo más de fuerza que antes, la sensación de frío aumenta y me cubro bien. El día está radiante y a pesar de la baja temperatura disfruto todo lo que puedo. Navego hacia el N, procuro hacerlo dándome el sol. Tras navegar unas pocas millas hacia afuera decido dar la vuelta, giro y pongo proa hacia puerto, Siracusa navega de fábula con estas condiciones.
         He aprovechado la horas centrales del día y a las 15 h. amarro de nuevo el barco. No ha estado mal como despedida del año, ojalá el 2015 traiga muchos días como este.

2 comentarios:

Hooper dijo...

¡Uf! ¡qué peligrosas son las cubiertas estos días!
He visto el vídeo y he visto una navegación bien bonita.
¡Tiene suerte Siracusa de tenerte!

corto_maltes dijo...

Una forma preciosa de cambiar de año, Fernando. Yo lo hice también en el mar pero en la piragua, mi otra afición. Te abrigas mucho y con el cubrebañeras de los sobacos para abajo, y el ejercicio de remar, no tienes frío aunque estás a 5 u 8 grados. Feliz 2015!.