lunes, 3 de agosto de 2015

El queso de Lescun.

        Han sido cuatro años llenos de mareas, de olas, de vientos, cuatro años colmados de salitre, cuatro años sin las montañas de Lescun.
       Pensé que tardaría más en volver, pero este finde estábamos sin hijas y era una oportunidad que no podíamos desaprovechar.
      A pesar de vivir ahora pendiente del viento que sopla, algún poso queda en mí que me hace volver a esas montañas, además, ya va siendo hora de que la que duerme a mi lado conozca aquel rincón del pirineo...
     Tenemos poco más de dos horas de viaje hasta el valle de Lescun, en la vertiente norte de los Pirineos. Hace unos años recorrí, en compañía de varios amigos, muchas de las montañas de este pequeño paraíso pirenaico. Son unas cumbres bellísimas, de alturas que podrían calificarse como medias dentro de la altimetría de las cimas de esta cordillera que une Cantábrico y Mediterráneo, pues apenas sobrepasan los 2.000 metros.

       Las cumbres están rodeadas por bosques rebosantes de hayas y abetos de tamaños más que respetables, bosques que se pueden recorrer por numerosos senderos y que son un buen lugar para los aficionados a la micología.
P1040870 [HDTV (1080)]
       En la época estival, entre Mayo y Septiembre, los pastores viven con los rebaños de ovejas de las razas manech y vasco-bearnesa en las cabañas situadas en las zonas altas del valle. Allí, cobijados en sus modestos y acogedores refugios, elaboran un queso de unas características muy especiales, con un sabor un tanto agrio y muy especiado. Las ovejas pastan en alturas que van de los 1.500 hasta casi los 2.000 m y en concreto, las del pastor al que compramos en esta ocasión el queso, lo hacen en los pastos que rodean el lago de Ansabere, un paraje fantástico.
      Esta vez Lescun nos ha recibido con un cielo gris plomizo de nubes bajas que ocultaban de la vista las cumbres que nos rodeaban.

P1040880 [HDTV (1080)]
P1040873 [HDTV (1080)]
       El torrente principal del valle, el Gave d´Ansabere, baja repleto de agua, estos días de atrás han caído fuertes tormentas y se nota en el ambiente. Dentro de los bosques los aromas de multitud de plantas se confunden y nos envuelven, son olores que en la ciudad no apreciamos. 
P1040883 [HDTV (1080)]
         Nuestra idea es dar un cómodo paseo hasta la cabaña del pastor que se encuentra a algo menos de dos horas de camino desde el punto donde dejamos el coche. Este recorrido, como digo muy cómodo, es una opción harto válida para alguien que no ha visitado nunca el valle y quiere hacerse una primera idea del lugar.
P1040885 [HDTV (1080)]

       Para llegar hasta el pastor se debe salvar un desnivel de unos 600 m y siempre se transita por senderos marcados y bien señalizados. Como ya he dicho, en algo menos de 2 horas se alcanzan las cabañas de Ansabere, allí nos recibe “el jefe del valle”, a él podremos comprar un riquísimo queso Ossau-Iraty a un precio sensiblemente inferior al que podemos encontrar en cualquier comercio. El pastor está acompañado por dos leales perros que a pesar de recibirnos en un principio con algún ladrido que otro, no nos cuesta hacer buenas migas con ellos y enseguida se dejan acariciar por nuestras extrañas manos.
P1040891 [HDTV (1080)]
       El exterior de la cabaña con su terraza con vistas al valle, donde el pastor podrá ofrecernos un café.
P1040886 [HDTV (1080)]
      El pastor nos da a probar dos quesos con diferente curación, uno mas fresco que otro. La verdad es que nos gustan mucho los dos y optamos por comprarle de los dos, será una sabrosa manera de acordarse en casa de estas montañas.
P1040888 [HDTV (1080)]
       Hoy, la vida de los pastores sigue siendo austera y dura, pero hasta ellos también han llegado los inventos que nos hacen la vida un poco más cómoda y entretenida. Así, esta cabaña está equipada con unas placas solares que permiten al pastor tener en su cabaña una pequeña televisión que a buen seguro le hace compañía durante las noches y hasta una báscula electrónica que utiliza en la venta de su queso.
      Esta visita a Lescun me ha servido para darme cuenta de que no puedo olvidar y dejar de lado estas montañas, de ahora en adelante las visitaré al menos una vez al año, aunque solo sea para comprar el queso que elaboran los pastores, pero dudo que no me sienta atraído por alguna de las cimas que encierran el valle que aún me faltan por alcanzar.  De esta forma creo que podré cerrar un círculo que comencé a trazar hace casi 40 años cuando subí a muchas de estas mismas cumbres desde la otra vertiente, desde el valle de Zuriza.
P1040892 [HDTV (1080)]

5 comentarios:

Miguel cañameras dijo...

Y lo bueno que llega a estar ese queso. Todavía me acuerdo, en nuestra única visita a la zona, lo encarecidamente que nos recomendaste parar en esa cabaña y probar el queso, y nosotros te hicimos caso: https://picasaweb.google.com/117151358529077627102/PicDeLarrailleDescubriendoLescun#5777303635706251554

Me alegro de veros con las botas puestas.....

salu2

Fernando - Andua dijo...

A nosotros también nos alegra saber de vosotros. Imposible olvidar aquel repor vuestro en Lescun, fue genial veros por allí.

Fue una pena que el otro día estuvieran las nubes bajas, Marta se quedó sin ver las agujas de Ansabere, volverá el año que viene.
Dales muchos besos a tus chicas y un abrazo muy fuerte para ti.

Hooper dijo...

4 años de vela... Cómo pasa el tiempo...
Vuelves a los orígenes... Esas montañas pirenaicas... 😉

Fernando - Andua dijo...

Demasiado rápido pasa todo Jon, fue una visita reconfortante, un encuentro con el ayer, mis piernas lo agradecieron... Si algo he heredado de mis padres, bueno, de mi madre, ha sido los problemas circulatorios en las extremidades inferiores. Las dichosas varices aparecieron desde hace ya unos cuantos años en mi pierna izquierda y caminar me sienta muy bien.

Espero que estéis todos bien por casa.

Txemi dijo...

Muy buena Fernando.
Me alegro mucho que hayas vuelto a ver ese valle que tantas experiencias nos ha dado juntos.
Seguro que a Marta también le habrá encantado la visita, a pesar de no poder disfrutar completamente del espectáculo visual.
Yo también tengo claro que algún día retomaremos esos "proyectos" que aún nos quedaron pendientes en ese maravilloso valle de Lescun.

Un abrazo muy fuerte para todos vosotros. Nos vemos pronto!! ;)