viernes, 6 de enero de 2012

Más allá del horizonte. Punto final.

 

       Doce meses, más de 370 páginas y cerca de 100.000 palabras, esos serían los datos numéricos de este libro que hoy día 6 de Enero he dado por finalizado. Ahora me quedan pendientes cuestiones como la corrección ortográfica, la portada, un prólogo escrito por un amigo y finalmente mandarlo a imprimir.

      Un año rebuscando en papeles de hace años, ver fotos y videos de hace tiempo, recomponerlo todo, y un poco de constancia, estos han sido los ingredientes necesarios para completar “Más allá del horizonte”. Me he divertido escribiendo, pero también ha surgido algún momento de cierta tristeza, al final, el libro es un compendio de muchos años de una vida. Escribir un libro así puede parecer complicado, pero hay que quitarse miedos de la cabeza y escribir con el corazón, creo que es la mejor manera de hacerlo.

         He utilizado el programa Word para escribir,  anteriormente no fui nunca un fiel usuario del mismo y sus múltiples aplicaciones me han ayudado mucho, aunque también tengo que reconocer que en más de una ocasión mi inexperiencia con el programa me ha provocado una mala pasada. Siempre he tenido tres copias guardadas en diferentes formatos de almacenamiento, más que nada por lo que pudiera suceder, una la guardaba en un usb, otra en un disco duro externo y la que utilizaba para trabajar en el ordenador.

         El título ha sido uno de los principales problemas a los que me he enfrentado, hasta seis posibilidades he barajado, la opción final creo que es la más adecuada por varias razones. Apartados como las dimensiones del libro, el formato de la escritura o la composición de las páginas no me han resultado difíciles de escoger.

        Mi intención es no ganar ni un solo euro, cuando salga a la venta el precio será el del coste de la editorial, este apartado, el de la editorial lo he tenido muy claro desde el principio, quería algo sencillo y enseguida encontré una editorial online que me ofrecía los servicios necesarios para mi modesto trabajo.

       Solo pretendo dos cosas con el libro, una, la más importante, es que sirva a mis hijas a vivir lo más felices que puedan, y dos, entretener al que lo lea y si le sirve para algo más pues me alegro. No quisiera que se entendiese el libro como uno “de batallas”, nada más lejos de mi intención, en el libro se reflejan mucho más que unas batallas, están sentimientos, reflexiones, sueños y deseos.

No digo más, creo que siempre hay que guardar algo para la sorpresa.

4 comentarios:

Giroa dijo...

Zorionak Fernando, mis más sinceras felicitaciones. Has cumplido un sueño.

Conmigo ya te has ganado un lector.

Cuidate, un abrazo.

Marc Bota dijo...

Muchas felicidades por cumplir el objetivo. Espero que encontremos la manera de conseguir un ejemplar, tengo ganas de ver el resultado final.
Un saludo!

Hooper dijo...

¡¡Ostras!!
Vaya noticia...
¿has pensado ponerlo On line o para descarga, puesto que el objetivo no es ganar dinero?
Habrá que leerlo...
Zorionak!!
Ya te queda menos en la vida (¿lo del árbol? ¿Y que nos veamos navegando?)

Andua dijo...

Hola Jon, gracias por el comentario.
Puedo decirte que soy un poco fanático de los libros impresos, no creo que me compraría nunca un ebook de esos. Los libros son una debilidad mía, mira que en alguna ocasión me he bajado un pdf y me lo he llegado a imprimir... . No tengo nada claro lo de colgarlo para poder descargarlo, no me convence mucho. Asi como no pienso ganar nada con el, tampoco es mi intención que lo lea todo el mundo.Me vale con que lo leáis unos cuantos. Comprendo que pienses en ahorrarte la compra del libro, pero un libro impreso es algo muy valioso para mi.No obstante si consigo una tirada 50 unidades saldría por unos 18 eur. Pero voy a mirar algún otro presupuesto.
El libro como habrás podido adivinar por los artículos de mi blog no es un libro de navegación, vengo del mundo de la montaña y del buceo, navegar era ese sueño que todos llevamos dentro y nunca alcanzamos, unos sueñan con navegar y otros con...
Árboles tengo ya dos nogales plantados, en Hondarribia existe la tradición de plantar uno por cada hijo que tienes.
Sobre lo de encontrarnos navegando estoy seguro que un día sucederá, no lo dudes.
Un saludo.