jueves, 6 de septiembre de 2012

El viento de la felicidad

        En mi hacer diario estoy rodeado de ruidos de motores, de un ir y venir de cajas apiladas de pescado, del bullicio de los que compran y de los que venden, de un penetrante olor a salitre mezclado con gasoil… . Cuando acabo el trabajo a primera hora de la tarde siento que necesito escapar de todo ese ajetreo que muchos días llega a saturarme.

        Hace poco pude escuchar a un navegante argentino que debía de pasarle algo parecido a mi. Él vive, para suerte suya, en un barco y a menudo al regresar a su morada flotante después del trabajo, pone tierra de por medio. Durante unas horas suelta amarras, se va a la mar. Allí, dice el, encuentra la felicidad, el viento se la trae.

        Llevo probando su terapia unas cuantas tardes, si consigo convencer a algún amigo para que me acompañe, pues fenomenal, pero si voy solo hablo con el mar.

        Unas oscuras nubes llevan anunciando desde hace ya un par de semanas que el verano se acaba. Los atardeceres templados tocarán pronto ya a su fin por este año, habrá que usar en el barco ropa de abrigo y botas de agua cuando salga a navegar. Durante los últimos días ha soplado con frecuencia del Norte, pero ayer cambió a Oeste.

         Una de mis hijas quiso acompañarme, juntos pudimos ayer disfrutar de una de las últimas tardes templadas de este año. Navegamos al Norte unas 5 millas, separándonos de las laderas de Jaizkibel, el mar estaba amable y nos fuimos alejando con facilidad. El viento, que al salir nos entraba por el costado de babor nos llevó con una escora que al principio a mi hija le asustó un poco. Pero la puse al timón, primero su mano y la mía juntas asiendo la caña con firmeza, no tardó en darse cuenta de que el viento no era un fiero león, me pidió llevar ella sola el barco y así lo hizo. Fue entonces, cuando sus manos eran las que gobernaban, cuando vi en su cara que estaba disfrutando, el viento le traía felicidad.

P1020179 [DVD (NTSC)]

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

aupa, sin tener nada que ver con el mar, enredando por la red he visto que comentas algo a cerca de una via que abristeis en el espolon derecho de la hermana menor de irurtzun. si me pudieras facilitar alguna informacion, lo agradeceria.
joseba arlegi
arlegilak@euskalerria.org

Andua -Fernando dijo...

De aquello hará unos 25 años...

Fue una forma diferente de subir a la cima de la Hermana menor, no tengo croquis de todo aquello, pero puedo comentarte que de la plaza de toros nos fuimos en travesía ascendente hacia la derecha hasta llegar a una especie de espolón con roca no todo lo buena que suele buscarse. Luego ascendimos por todo ese espolón que delimita el costado derecho de la Hermana. Arriba el terreno se tumba y apareció vegetación. Hoy, por las fotos que suelo ver la vegetación a crecido mucho,no te recomiendo subir por ahí con las vías tan bonitas que ya existen en esa pared