domingo, 19 de mayo de 2013

Demasiados kilómetros, “anhelo soltar lastre, librarme de las cosas…”

 

        Ayer, al llegar a casa tras terminar el trabajo, leí una frase que hizo revolver algo dentro de mí, “anhelo soltar lastre, librarme de las cosas, acumular menos, depender menos, moverme con más sencillez”.

      ¡ Cuantos deseos esconden esas palabras !, “parece que lean mi el pensamiento…”, pensé. Llego a casa cansado, con la cabeza aún en otro mundo, en el mundo de la antxoa que se está pescando en estas fechas…un mundo de gritos, de prisas, un mundo de cierta avaricia, de mentiras y mentirosos, de pesca mal pagada, un mundo que está logrando saturarme, demasiados kilómetros…

      El cuentakilómetros se puso a cero allá en los primeros años de la década de los 80, entonces comencé viajando con mi padre. Al cabo de unos años tuve que hacerlo ya solo y así sigo a día de hoy, sumando kilómetros solo, demasiados kilómetros…

      La cifra exacta claro está que no la sé, pero hace tiempo ya que dejé atrás los 4.000.000 de km recorridos, demasiados kilómetros…

     Esos más de tres millones de kilómetros son muchas vueltas a este planeta en el que vivimos. Son vueltas que en realidad no he dado y sin embargo sueño con frecuencia con una sola de ellas, una que me lleve sin prisas, una que me lleve el tiempo de una vida si hace falta, viajar sin prisas, vivir para viajar, y no lo que hago ahora, viajar para vivir.

      La frase, la que leí al llegar a casa, fue pronunciada por Peter Matthiessen, naturalista y escritor, leerla en ese momento fue todo un revulsivo, un estímulo, estuve un buen rato dándole vueltas a esas palabras intentado hacerlas mías, yo también quiero soltar lastre, librarme de las cosas, acumular menos, depender menos, y sobre todo moverme con más sencillez, sin tantos kilómetros, sin demasiados kilómetros…

      Esta vida que llevamos no tiene sentido, o cada vez lo tiene menos, olvidamos fácilmente lo felices que que podemos llegar a ser con algunas cosas sencillas. Pero mi rumbo lo veo cada vez más nítido, la aguja de mi brújula, o compás, como se dice en la mar, está fija. En mi derrota no hay espacio para el abatimiento ni la deriva.  Mi barco navega hacia un lugar donde lo sencillo ocupa todo el espacio, sé que es un destino complicado de alcanzar, pero estoy seguro, cada vez me quedan menos kilómetros para llegar, procuraré que sean los menos posibles.

     

        Entro en casa, cansado, mi ropa huele a pescado. Silencio en la cocina, silencio en las habitaciones, no hay nadie en casa.

P1020869

         Pongo música, alguien canta en francés, un fría cerveza corre por mi garganta mientras me dispongo a limpiar pescado para la cena. Hoy el mar nos ha regalado unas antxoas, estamos en temporada. Limpiar pescado, escuchar música, una cerveza fría, que poca cosa me hace feliz, pienso.

        En unos minutos el pescado está listo y preparado, pronto caerá acompañado de unas finas láminas de ajo sobre el aceite caliente. La canción en francés ha terminado y la botella de cerveza está vacía, se ha terminado lo bueno, enseguida viene lo mejor, cenaremos esas antxoas que llevan, como yo, demasiados kilómetros. Vienen navegando desde aguas profundas, allí pasan el invierno, pero al llegar la primavera algo ocurre que son llamadas a ocupar aguas someras. Por el mes de Abril comienzan a acercarse a la costa hasta que una red se interponga en su viaje, de esa forma son sacadas de la mar, una mar que a ellas les da la vida y a nosotros también.

P1020872

 

            Antes de cenar damos un paseo por el puerto, por el deportivo, no por el del trabajo. Caminar por los pantalanes donde reposan amarrados decenas de veleros me reconforta. Mientras mis pasos me llevan de aquí para allí, sin rumbo fijo, mi vista se fija en algunas de esas embarcaciones que son impulsadas por el viento, leo sus nombres y algunos me invitan a soñar despierto, me veo agarrado al timón de algunas de ellas, un destino que poco a poco lo percibo cada día más próximo, menos incierto. Mientras deambulamos entre los barcos le cuento a mi mujer mis sueños, con su mirada sé que me comprende, aunque también que no comparte toda la historia… He intentado buscar un cómplice entre mis amistades, alguien con quien compartir calmas, vientos fuertes y olas, anocheceres y amaneceres y noches de estrellas y luna, pero bajar de las montañas para venirse a la mar no es fácil, está claro que las montañas les tienen bien sujetos.

        En nuestro pasear escucho el sonido de las estachas al ser tensadas por el movimiento de los barcos y los pantalanes flotantes, hay mar de fondo y el agua sube y baja a su antojo intentando escapar de los muros que la oprimen. Hoy el viento sopla flojo y los obenques no silban, solo se escucha a las gaviotas en su ir y venir y el crujido de las amarras realizando su trabajo en las cornamusas. En la zona de carenado hay algunos veleros en dique seco, los están limpiando y aplicando la pintura contra las incrustaciones, sus dueños se esmeran para dejarlos relucientes. Dentro de un par de semanas será el turno de sacar mi velero, en unos días Zaldi volverá a estar impecable y listo para navegar y yo seguiré aprendiendo ese arte que es navegar a vela.

       Estamos en Mayo y sin embargo el viento, aunque suave, aún es fresco, el paseo llega a su fin. Unas nubes oscuras que llegan por encima de Jaizkibel amenazan el tranquilo atardecer y todo apunta a que quieren descargar sobre Hondarribia, parece que las predicciones van a acertar, si mañana también lo hacen me temo que no habrá paseo. Hecho mucho de menos las noches de verano a bordo de Zaldi, dormir mecido por el mar tras haber navegado bajo el manto estrellado es… no tengo palabras.

           

10 comentarios:

Xabi Mujika dijo...

Ze ona Andua!!!!

Es una reflexión que tengo a menudo y que hoy en día parece ser que "no se lleva".

Milesker, me has alegrado el día,
Smithy

Fernando - Andua dijo...

Kaixo Xabi, me alegra leerte por aquí. Hay quien dice que esto que estamos viviendo y que llaman "crisis", es un buen momento para cambiar e innovar. Tal vez sea una ocasión para recordar como se vivía hace solo unos años, yo suelo compararme a menudo con mis hijas y veo claramente las diferencias. La búsqueda de una verdadera felicidad debería de ser una prioridad.

Un saludo.

Miguel cañameras dijo...

Aupa Fernando, sabes que en todos esos kilómetros nunca has estado solo, siempre hay alguien contigo, cercano o lejano, pero siempre alguien dispuesto a escucharte, acompañarte, echarte una mano, o simplemente estar ahí, para que con su sola presencia sepas que todos están contigo.

Es difícil soltar lastre cuando se esta tan arraigado a una vida como lo estas tu, pero ya lo has hecho una vez al cambiar la montaña por la mar, y por que no una segunda ¿?. Eso solo el tiempo y tu lo sabéis.

Dices que nos cuesta bajar de la montaña, que tira mucho y es cierto, estoy leyendo Jefe de Cordada de Riccardo Cassin y hay una frase al poco de comenzar la lectura que es significativa:

"la montaña ha sido siempre para mí una estupenda fuente de sensaciones que enriquecen enormemente el corazón y la mente" , con sensaciones como estas es difícil cambiar las rocas por el agua salada.

Como siempre es un placer leerte, de verdad.

Un abrazo.

Fernando - Andua dijo...

Gracias Miguel por tu comentario, dicen que la vida comenzó en el agua, tal vez por eso la mar tira tanto, una vuelta a los orígenes.

Las montañas, la mar, todo es uno, vivimos en un planeta que nos lo da todo.
Hoy he escuchado, "las verdaderas fronteras no las marcan las leyes, son las diferentes culturas las que nos diferencian" que verdad es.

Un saludo.

Unknown dijo...

Bueno Fernando compartimos pensamientos.

Pero muchas veces nos toca vivir con lo que tenemos y dejar de lado que "en la otra orilla del río se pesca más y mejor".

Conozco a gente, una de ellos muy allegado que con 92 años lo más lejos que ha salido ha sido a Donosti de viaje de novios. Esta persona es un ejemplo de ser feliz con... eso con nada, bueno ahora viendo a su nieta.

Será que es un afortunado y en poco ve mucho. Así que no le doy vueltas: no me da ninguna envidia los que han dado no-se-cuantas-veces la vuelta al mundo.

Demostrado para ser lo que uno desea se puede ser mirando las excavadoras de las obras. ¡Qué sacrilegio estoy diciendo!.

Un abrazo.

Alberto.

Fernando - Andua dijo...

Cada vez oigo con más frecuencia la frase " la felicidad consiste en saber apreciar lo que uno tiene".
Tal vez estos tiempos tan convulsos que nos están tocando vivir nos enseñen lo que nunca debimos olvidar.
Un abrazo Alberto.
Andua.

Xabier Bernal dijo...

Excelente relato, me ha hecho reflexionar un poco o un mucho sobre "las cosas sencillas de la vida" y de las tantas veces que absortos en nuestras ocupaciones, olvidamos vivir.
Un saludo

Fernando - Andua dijo...

Hola Xabier, me alegro que te haya gustado, se que es difícil conseguir cambios en nuestra modo de vida, pero es algo a lo que no debemos renunciar.
Muchas gracias por tu visita al blogs.
Andua.

Pablo de Castro dijo...

Hola Fernando,
¡Qué bonitas reflexiones!
Yo también me entrego a los barcos para soltar ese lastre que a veces se hace insoportable...
Aunque a veces creo que se me va la mano: mi último "exceso" ha sido traerme mi barco de 25 pies navegando desde Suecia hasta Galicia, lo cual salió bien y repetiría mil veces, pero por momentos me ha tenido desbordado (lo voy contando en este pequeño blog http://www.mardepormedio.es/).
También veo por otras entradas que los dos somos partidarios del DIY ("Hazlo tú mismo"), cuando se trata del mantenimiento de nuestro propio barco. Para mí no tiene duda: en el peor de los casos, acabarás teniendo que llamar a un profesional (si lo encuentras), pero lo que has aprendido no te lo quita nadie; y en el mejor de los casos, a lo que aprendes, se suma el dinero que te ahorras. Y es la única forma de conocer de veras las capacidades de tu barco.
Encantado de haber dado con tu blog, te seguiré leyendo.
Un cordial saludo.

Pablo de Castro

Fernando - Andua dijo...

Sucede de vez en cuando, la vida nos regala momentos muy especiales.
Hola Pablo, tan solo hace unos días comentaba con mi pareja lo fascinante de tu aventura, ya ves, nuestros caminos se han cruzado de la forma más inesperada.
Muchas gracias por asomarte por aquí, en mí tienes también un fiel seguidor.
Un abrazo.