domingo, 30 de junio de 2013

Zaldi vuelve a navegar.

         Navegamos de nuevo, Zaldi está como un pincel y los trabajos efectuados en el casco se dejan notar. El barco navega fácil y los rumbos en ceñida sufren menos de abatimiento.

      El viernes quedo a media tarde con mi amigo Jose (más conocido como Morikris), la intención es navegar esperando a la noche y luego entrar a la bahía de Txingudi a dormir a bordo fondeados. Las previsiones se desvían algo y regresamos un poco antes de lo previsto, la noche nos alcanza entrando en la bahía. Apenas hay mar de fondo y un suave pero constante viento del W nos ha hecho navegar unas horas a buen ritmo. He podido comprobar hasta que punto un casco recién pintado puede hacer mejorar la dinámica del barco.

 

Jose gobernando.

IMG_20130628_192318 

 

Atardecer

IMG_20130628_204253

 

La navegación de la tarde.

Por la tarde

Dormimos plácidamente en el fondeadero que hay frente a la escuela de vela de Hondarribia. Allí, nos amarramos a una boya, el mar está como un plato y el barco apenas se mueve. Zaldi nos acuna como si fuéramos sus hijos y el sueño nos alcanza pronto, un rato de conversación y enseguida caemos en los brazos de Morfeo…

 

Durmiendo en su litera

IMG_20130629_070805

 

Desayuno a bordo

IMG_20130629_081808

         La noche pasa sin ruidos, sin sobresaltos, ¡ qué bien se duerme a en el barco ! Tras desayunar no tenemos muy claro lo que vamos a hacer, optamos por salir a la bahía y comprobar que viento hace. Allí, una vez con las velas izadas, nos damos cuenta que hay un suave viento terral del S que sopla constante, navegamos hacia Las Gemelas de Hendaia y una vez alcanzadas ponemos proa al N, el viento terral nos saca de la bahía a buen ritmo, navegamos a 5 nudos. Por el canal 16 del VHF radian el parte para aguas costeras y anuncian que el viento rolará para colocarse del W y NW. La mar mar está perfecta para navegar y decidimos poner rumbo a St Jean de Luz, si el viento rola al NW como anuncian, tal vez la navegación para volver no la tengamos demasiado complicada.

       Disfrutamos de lo lindo en la ida, el viento parece que empieza a desplazarse algo hacia el W y Eolo nos entra por la aleta del barco, es sin duda la navegación más cómoda y segura, Zaldi no escora y nos lleva a buena velocidad, los 5 nudos aparecen constantemente en la pantalla del gps. Desde que salimos de nuestro fondeadero en Txingudi no han pasado aún dos horas, cruzamos eufóricos la muralla de la entrada a la bahía francesa. Pero nuestros planes pasan por llegar a Hondarribia a comer, asi que no perdemos mucho tiempo y salimos de la bahía enseguida, el viento se ha establecido ya del W y navegamos +/- al 330º a un descuartelar. Queremos ganar Norte para luego poder navegar al SW hacia Hondarribia, si el viento se comporta según lo anunciado, y rola algo al N, tendremos mucha suerte y volveremos a buen ritmo. Navegamos unos 40 minutos en ese rumbo, NW, y luego viramos, nuestro rumbo pasa a estar ahora entre el 220º y el 230º, SW.

       Notamos como el viento poco a poco parece que quiere establecerse del WNW y avanzamos a buen ritmo, en menos de una hora nos plantamos cerca los bajos que hay frente a Las Gemelas, atravesar la barrera de bajos no es buena idea, no seríamos el primer barco en irse a piqué en ese punto. Por ello, viramos de nuevo hacia el N y buscamos el paso adecuado separándonos más de la costa. Al rato, cuando ya creemos que podemos dejar por babor los bajos, viramos de nuevo y tenemos ya el mar libre de peligros por proa. Ponemos de nuevo rumbo SW, y con un viento de través nos vamos a rumbo directo hacia la desembocadura del Bidasoa. Alcanzamos el estuario en poco más de media hora y allí damos por terminada la navegación a vela, ponemos motor y nos vamos a puerto, nos esperan para comer…

Navegación a St Jean de Luz

A St Jean de Luz

 

Las imágenes del finde.

    

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Esos lobos de mar!

Fernando Bringas dijo...

Jose ya ha llegado al nivel de abandonar la pastillas contra el mareo, las ha cambiado por el pincho de lomo ibérico y le va fenomenal...

Bittor Balmaseda dijo...

me alegro que lo disfruteis como veo que lo habeis hecho saludos bikote

Fernando Bringas dijo...

Gracias Bittor, realmente la mar me proporciona mucha felicidad.
Un saludo.

NATURMENDI dijo...

¡Qué bien me lo paso leyendo estas entradas!

El ibérico es mano de santo para casi todo y con un poquito de Rioja es la perdición.

Un abrazo.

Fernando Bringas dijo...

Hola Alberto, tienes razón con el Rioja, y la verdad es que la culpa de no llevar fue mía...

Me alegro que te entretengan estas publicaciones.
Gracias por la visita y un saludo.